LÍDERES JUDÍOS DE EE. UU. ECHAN LEÑA AL FUEGO ANTISEMITA

Da la impresión que ciertos líderes judíos de USA no aprendieron la lección de los últimos tiempos y continúan en su esfuerzo de darse la cabeza contra la pared.

El sorpresivo triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales fue una clara demostración que la mayoría de la sociedad estadounidense está convencida que la protección y cálida acogida que ese país brindó durante décadas a minorías foráneas es el motivo principal del debilitamiento y decaimiento que esa sociedad sufre los últimos años. Si no se cree que la última e inusitada ola de antisemitismo en el país del norte es una maldición enviada del cielo por el todopoderoso, necesariamente se debe buscar una respuesta racional.

Como ya fue expuesto, el camino más lógico indica que este repentino brote de odio social es el resultado de la instigación iniciada por Trump que indujo a ciertos sectores locales a centrar su mirada de aborrecimiento en el accionar del liderazgo judío de USA, inducido y alentado por Netanyahu, en beneficio de intereses judíos e israelíes a costa del gobierno y presupuesto estadounidense[1].

Demostrando que dispone de una arrogancia sobrenatural y/o una carencia total de sentido común, justamente en estos días el Comité Judío Americano (AJC) tomó la iniciativa de un sorprendente proyecto. Con la participación de líderes latinos estadounidenses, AJC, como institución central judía, se propone impulsar una agenda política, no solo en materia de política interna, sino también en lo que respecta a política exterior. Sin que nadie se sorprenda de este grupo estadounidense que principalmente defiende intereses foráneos y muy precisos, en la escueta declaración de principios de media hoja el único país que recibe una mención específica y favorable de todo el globo terráqueo es, no creer, Israel[2].

AJC se escuda detrás de líderes latinos         

Se trata de un grosero intento de usar la representación virtual y simulada de sociedades latinoamericanas para que el lobby judío pueda imponer nuevamente a la administración estadounidense la función de escudo protector y sirviente de los intereses de Israel, de manera similar como lo llevó a cabo durante las últimas décadas

Parece que estos líderes suponen que al judaísmo en general, y a aquellos que disponen de ciudadanía de EE.UU. en particular, se les debe conceder el derecho a la excepcionalidad con respecto a normas democráticas y de la diplomacia internacional, hasta su pérdida de relevancia, si pueden llegar a afectar intereses israelíes o judíos.

Como ciudadanos estadounidenses preocupados por la política y estrategia internacional de su país les corresponde el derecho de activar políticamente y difundir sus opiniones en los marcos internos existentes o crear otro a su medida, eso sí, totalmente desvinculados de su pertenencia étnica, religiosa o de sus clara inclinación de favorecer intereses de otro país.  

A su judaísmo lo deben dejar únicamente para su participación en actividades de la sinagoga del barrio o de su congregación, festividades y tradiciones judías, visitas a Israel, rezos en el Muro de los Lamentos y donaciones al Estado Judío o para la ampliación de colonias judías y mantenimiento del Apartheid en Cisjordania, tal como lo hace la familia del yerno de Trump[3]. Los intereses de Israel en el mundo son obligación y prerrogativa únicas y exclusivas de la diplomacia oficial israelí. Justamente, por el bien del judaísmo, las instituciones judías de la diáspora no tienen nada lo que hacer en ese campo.

Todo intento judío de interferir en la toma de decisiones de países de la diáspora en favor de intereses israelíes, por el solo motivo de disponer ciudadanía local y poder de influencia, necesariamente vendrá acoplado a la difusión de una imagen de desprecio a normas democráticas con vigencia internacional, y lo que es peor, de deslealtad al país de residencia con peligrosas e impredecibles consecuencias.  

La sociedad estadounidense se está cansando de ver como Netanyahu y líderes de ciertas instituciones judías de EE.UU. imponen a todo funcionario en actividad y/o con aspiraciones de escalar en la jerarquía política de ese país, la necesidad de salir a bailar políticamente un Ora israelí. Todo candidato con pretensiones a un alto cargo en la estructura gubernamental de USA sabe muy bien que, si quiere triunfar, su campaña proselitista necesariamente debe comenzar por una visita a Israel y sus lugares santos, acompañada de floridas alabanzas a Jerusalén y muy bien cubierta por los medios de difusión.

La iniciativa del Comité Judío Americano es una prueba más que muchas de las instituciones judías del ese país no prestaron suficiente atención a los drásticos cambios que se suceden en la sociedad civil que los circunda. La constitución, puesta en marcha y declaración de principios del Consejo de Lideres Judíos y Latinos (LJLC por sus siglas en inglés) nos confirman nuevamente que el liderazgo judío estadounidense continúa echando leña al fuego antisemita que últimamente se encendió en ese país.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 8-3-17

http://daniel.kupervaser.com/    

[1] “Encender y avivar el fuego antisemita en EE.UU.”, Daniel Kupervaser. 1-3-17 

[2] “Destacados líderes latinos y judíos de EE.UU. se unen para impulsar agenda política doméstica y exterior”, Iton Gadol, 5-3-17

[3]La familia de Hared Kushner donó decenas de miles de dólares a colonias judías en Cisjordania”, Haaretz, 5-12-16

2 Comments on LÍDERES JUDÍOS DE EE. UU. ECHAN LEÑA AL FUEGO ANTISEMITA

  1. daniel Gelbert // March 8, 2017 at 1:27 pm // Reply

    Que tiene para ganar el liderazgo latino con esta movida?

  2. Estoy de acuerdo!!! Es dificil comentar pues ya son varios los años que venimos manifestando nuestra queja. Netanyahu y la dirección judia en general parecería que necesitan al antisemitismo para continuar su camino, para decir, parafraseando a Don Quijote: Ladran Sancho, señal que cabalgamos.
    Cabalgan, es verdad, pero hacia donde?
    Estimo que el relativo fortalecimiento del Shekel en relación al Dolar ayuda a muchos de los judios americanos a sentir que Israel es imparable.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*