SUFICIENTE DINERO PUEDE COMPRAR PRINCIPIOS IDEOLÓGICOS DE NETANYAHU

La película “propuesta indecente” del año 1993 nos enseñó que el sagrado principio de “fidelidad matrimonial” de una pareja de enamorados también se puede comprar si se ofrece una atrayente suma de dinero. La arena política, por supuesto, nos brinda frecuentes ejemplos de quienes huyen de sus compromisos y promesas para dar vuelta la cara a sus ideales en pos de beneficios económicos, no necesariamente personales. 

Difícilmente se pueda señalar algún otro aspecto en la visión ideológica de Netanyahu que sea más importante que la vinculación con y el derecho histórico del pueblo judío a colonizar Jerusalén Oriental, Cisjordania y el Golán. Todo el mundo fue testigo a lo largo de los últimos años de sus incansables esfuerzos e inversión de cuantiosos presupuestos con la intención de repeler todos aquellos intentos de desvincular a Israel de su prerrogativa de poblar territorios considerados por la mayoría de los países del mundo, hasta el momento, ajenos a Israel. Lamentablemente, también en este caso hay suficientes ejemplos que demuestran que una suficiente cantidad de dinero, no a título de beneficio personal, da el justificativo para que, las históricas posiciones consideradas inamovibles, repentinamente se convierten en elásticas.

Como se recordará, en junio de 2015, Stephane Richard, Director Ejecutivo de Orange Internacional, aparentemente presionado por sectores pro-palestinos, declaró en una conferencia de prensa en Egipto que desearía poner fin a las prolongadas relaciones comerciales con Partner, la empresa israelí que opera en colonias judías de Cisjordania y mantiene un contrato de franquicia por el uso de la marca Orange.

Netanyahu reaccionó rápidamente declarando que “estamos ante un teatro del absurdo en donde la democracia que protege los derechos humanos, Israel, tiene que soportar condenas automáticas e intentos de boicot. Esto es imperdonable. Exijo del gobierno francés deslindarse públicamente de este miserable acto y expresión de una empresa de su propiedad parcial. Yo reclamo de todos nuestros amigos declarar a viva voz que ellos se oponen a todo tipo de boicot en contra del estado de los judíos bajo cualquier condición”[1].

La realidad fue totalmente diferente. Tras una corta negociación directa entre los directivos de la empresa israelí, se firmó un acuerdo cuyo contenido principal se dio a publicidad. Sin entrar en mayores detalles, el pacto fijó las condiciones por las cuales Orange Internacional se desvincula de Partner. Tal como lo titulan los medios: “Partner y Orange Internacional cortan sus relaciones. Orange pagará una indemnización de 100 millones de dólares”.[2]

Netanyahu no abrió la boca demostrando que está dispuesto a claudicar y abandonar sus principios ideológicos por dinero, mientras que la empresa francesa estuvo dispuesta a pagar millones de Euros para defender y pararse detrás de lo que cree son sus principios.

Netanyahu y la atracción del dinero

La Unión Europea (UE) organiza y financia un prestigioso y ambicioso proyecto de investigación científica y tecnológica bajo la denominación Horizon 2020 con un atractivo presupuesto de 80 mil millones de Euros. La posibilidad de la participación de proyectos y científicos israelíes motivó la apertura de negociaciones a los efectos de formalizar las relaciones que permitan la participación israelí y así ofrecer otro significativo aporte al desarrollo científico al país. Ahí fue cuando saltó el problema que postergó por años la firma del acuerdo. Obedeciendo a su reconocida posición, La UE se negó a participar en la financiación de cualquier iniciativa que se lleva a cabo más allá de los límites de junio de 1967, incluyendo Jerusalén Oriental, o por medio de instituciones o empresas localizadas en esas regiones.

De todas maneras el acuerdo se formalizo, pero la fórmula que facilito la solución de la discordia es un ejemplo de encubrimiento de una traición ideológica para recibir mucho dinero. “Tras prolongadas negociaciones, las partes arribaron a un entendimiento bajo el principio <acordamos no coincidir>. Por un lado, la UE agregará un anexo en donde se remarca explícitamente que el convenio no impedirá la aplicación de normas que prohíben la participación en proyectos que se lleven a cabo en territorios conquistados por Israel en 1967. Paralelamente, en otro anexo agregado por Israel, se expondrá explícitamente la oposición de Jerusalén a esa actitud”[3]. Como el dinero lo aporta Europa, el significado es más que claro.

Resumiendo, por unos miles de millones de Euros, Israel reconoce tácita y prácticamente el derecho y la autoridad de la UE de desvincular de Israel de Jerusalén Oriental, Cisjordania y las alturas del Golán, pero eso sí, para calmar a sus ingenuos admiradores el Estado Judío se reserva la prerrogativa de proclamar mentiras.

En la presente gira de Netanyahu en China, destinada principalmente a tratar temáticas económicas, la oficina del Primer Ministro israelí se preocupó por destinar un asiento en el avión de la comitiva oficial a la conducta de la hipocresía ideológica.

Como es de público conocimiento, el alto costo de la construcción de viviendas preocupa mucho a la sociedad israelí. Para promover un ritmo de construcción acelerado a bajo costo, el gobierno israelí llegó a un acuerdo con el gobierno chino para importar 20 mil operarios de la construcción de ese país. Todo fue viento en popa hasta que el gobierno de Beijín impuso la misma cláusula de la UE con la limitación territorial del destino de estos trabajadores. También aquí Netanyahu firmará el convenio con el gobierno chino bajo la fórmula mágica <acordamos no coincidir>.

Al igual que el proyecto Horizon 2020, la UE diseñó Creative Europa, un marco para la promoción de actividades culturales, artísticas y mediáticas con un significativo presupuesto de 1.500 millones de Euros, también destinado a países no europeos. En la reunión semanal de gabinete de fecha 29-1-17, Netanyahu elevó para su aprobación la propuesta de convenio con la UE que contenía la explicita prohibición territorial de Horizon 2020 con la asombrosa solución ya conocida[4]. Solo la enérgica y férrea oposición de Miri Regev, Ministra de Cultura, logró posponer la decisión. Como en los casos anteriores, es de suponer que el pasar del tiempo logre camuflar de mejor manera esa aparente atadura ideológica de Netanyahu para disponer de mayores fuentes de financiación.

Este tipo de comportamiento del Primer Ministro de Israel necesariamente trae a la memoria a uno de sus antecesores: Ariel Sharon. En el año 2002 declaró frente a la Comisión de Seguridad del Parlamento Israelí: “El destino de Netzarim (entonces pequeña colonia judía aislada en la franja de Gaza) será como el destino de Tel Aviv”[5]. Como se sabe, a los 3 años Sharon fue el responsable de demolerla hasta el último ladrillo y borrarla del mapa.

Lo que más llama la atención de esta conducta del denominado Rey de Israel es la tenaz persistencia de los medios informativos y voceros oficiales de la diáspora en ocultar el fenómeno. Lo que líderes del mundo comprenden por vía diplomática y ciudadanos israelíes pueden saber por información difundida en medios independientes locales, la diáspora judía permanece totalmente aislada, desinformada de una realidad y lejos de compenetrarse de la hipocresía ideológica del primer ministro israelí. No en vano uno de los principales objetivos de Netanyahu en sus planes de eternizarse en el poder es lograr el control absoluto de los medios de información israelíes. Así funciona la única democracia en Medio Oriente. No hay ninguna relación entre lo que el líder promete y dice y lo que hace.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 21-3-2017

http://daniel.kupervaser.com/

[1] “Netanyahu: El gobierno francés debe deslindarse de Orange”, “Walla, 4-6-15

[2] “”Partner y Orange Internacional cortan sus relaciones”, The Marker, 30-6-15 

[3] “Se arribó a una solución de compromiso para Horizon 2020”, Haaretz, 26-11-13

[4] “El gobierno votará el convenio cultural con UE que excluye colonias”, Haaretz, 29-1-17

[5] “Informe del Primer Ministro ante la Comisión de Seguridad del Parlamento Israelí”, Walla, 25-4-2002

1 Comment on SUFICIENTE DINERO PUEDE COMPRAR PRINCIPIOS IDEOLÓGICOS DE NETANYAHU

  1. daniel Gelbert // March 21, 2017 at 6:17 pm // Reply

    El dinero es fuerza y los autoritarios creen que la fuerza determina ideas y resultados.Si me permiten una alegoria gastada,creo que Netanyahu no escatima esfuerzos en que la torta crezca de forma que siempre quede algun pedazito para alguien.Asi se asegura un electorado contento.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*