EL CATECISMO JUDÍO INTENTA PISOTEAR LA DEMOCRACIA ISRAELÍ

La democracia del Estado Judío, la única en Medio Oriente como acostumbran a calificarla judíos y aduladores, esta arrinconada, se cubre la cara de vergüenza y solloza. Cada día se suman más y más los judíos que la abandonan y pasan a engrosar las filas de quienes la atacan, justamente argumentando la necesidad de anteponerle visiones del judaísmo oficial moderno.

Si el frente que la agrede estuviese compuesto por personajes marginales o grupos de muy poca trascendencia política, no habría motivos serios de preocupación. Por el contrario, esta batalla la lideran grupos insertos en la coalición gubernamental, liderados por ministros del más alto nivel, incluyendo la anuencia tacita del Primer Ministro Netanyahu. 

ISRAEL ¿JUDIO Y DEMOCRATICO? O SOLO JUDIO

Dado el desmesurado poder de influencia político de la minoría religiosa judía, la única democracia de Medio Oriente carece hasta el día de hoy de una constitución que defienda los derechos básicos de sus ciudadanos. Solo en el año 1992 se logró promulgar dos leyes básicas y predominantes en la jurisprudencia (Ley de derecho y libertad de las personas y ley de libertad ocupacional) que otorgaron a la Corte Suprema de Justicia el derecho de determinar la caducidad de otras leyes que en su criterio transgreden alguna norma de las dos leyes básicas mencionadas. Hasta ese momento el parlamento israelí pudo dictar leyes totalmente discriminatorias y abusivas con total despreocupación de resguardar derechos universales del ciudadano común o de todo ser humano.

Por ejemplo, difícilmente los jueces supremos de Israel hubiesen permitido en estos tiempos la vigencia de la ley conocida bajo la denominación “presentes – ausentes” promulgada en 1950 que permitió la confiscación de decenas de miles de propiedades y extensas parcelas de tierras de 46 mil palestinos para ser entregadas al estado, instituciones y ciudadanos judíos.

De esta manera el más alto tribunal de la justicia israelí se convirtió en el último baluarte en defensa del estado de derecho en base a normas democráticas de reconocimiento universal. Así es como periódicamente este tribunal se ve en la necesidad de derogar leyes que el gobierno trata de imponer con sus pretensiones discriminatorias y autocráticas. De ahí que, quienes pretenden imponer a la Biblia como el registro universal de la propiedad, con sus nefastas e inevitables consecuencias sociales y políticas, no están dispuestos a ceder en sus esfuerzos que expusieron metafóricamente con la imagen de la “Demolición de la Corte Suprema de Justicia con topadoras”[1].

La última sentencia de la Corte Suprema de Justicia que dejó sin efecto la ley que concedía al gobierno el derecho a deportar a un tercer país población africana que solicita refugio en Israel se convirtió en la gota que colmó el vaso de la paciencia de sectores de la coalición que tratan de anteponer la supremacía judía a normas y valores universales.   

Para no dejar dudas que no se trata de grupos marginales, y, que más bien es una visión del liderazgo judío de estos tiempos, quien se apropió de la bandera de la protesta fue nada más y nada menos que la misma Ayeled Shaked, Ministra de Justicia de Israel. En una exposición ante numeroso público Shaked dio a entender claramente la visión de la excepcionalidad judía que le permite sobreponerse a cualquier norma universal que la contradice. Sin ningún tapujo afirmó que “El sionismo no necesita continuar y no continuará bajando la cabeza ante el sistema de derechos humanos interpretados universalmente. El marco de los derechos humanos en Israel es un asunto sagrado en nuestra visión, pero no cuando no se relaciona con la realidad. No cuando este sistema se desvincula de la singularidad judía”[2].

En otras palabras, los judíos son distintos, un pueblo especial, tal vez elegido por Dios, que no permite la adopción automática de la escala de valores de los derechos universales.

La maquinaria oficial no se deja estar. Ya en estos días se informó que “La Ministra de Justicia y el Ministro de Educación, ambos representantes del judaísmo religiosos nacional “Bait Hayeudi”, dieron a conocer una declaración por la cual promueven la promulgación de una nueva ley básica que limite la autoridad de la Suprema Corte de Justicia para derogar leyes del parlamento. Todo esto en contraposición a la situación reinante hoy en donde esa corte interpreta y puede abolir leyes según su visión. El proyecto de ley incluye un párrafo de “sobre posición” por medio del cual el parlamento israelí pueda esquivar las limitaciones y críticas de la Suprema Corte”.

Los últimos mohicanos. “No nos callamos frente a los ataques a la democracia”

Cuando la ciudadanía israelí recibe este mensaje de los más altos niveles de su dirección, nadie se debe sorprender del irreversible proceso que sufre esta sociedad. Día a día los síntomas de discriminación y segregación hacia el otro diferente y especialmente no judío se convierten en un carácter inherente de la misma.

Se podría publicar un libro con las “conocidas extralimitaciones democráticas” de la sociedad israelí, pero éste sería muy extenso y cansador. De todas maneras, vale la pena resaltar dos casos relevantes del último tiempo.

Los medios de información locales resaltan prácticamente a diario el fenómeno de víctimas mortales y heridos graves de accidentes en edificios en construcción. Probablemente se está hablando de números mayores de sus paralelos como resultado de ataques terroristas. Los responsables de terror son rápidamente identificados, y, en la gran mayoría de los casos, apresados y penados con todo el rigor de la ley, y a veces aún más. En otro aspecto, con pleno conocimiento de los responsables de accidentes en la construcción, estos continúan su vida como si nada hubiese ocurrido mientras que los familiares de las víctimas quedan a las buenas de Dios. El justificativo es muy sencillo. La gran mayoría de las víctimas son obreros palestinos o extranjeros, no judíos, y los responsables, por supuesto judíos. No es un secreto. Solo basta leer diariamente los medios informativos de Israel

En el mercado israelí de las commodities, la sangre no judía pierde constantemente su valor.  

Otro aspecto del devenir problemático de la sociedad israelí se produjo esta semana. Una agrupación del partido Bait Hayeudi, componente esencial de la coalición gubernamental, se reunió esta semana donde aprobaron el programa para la “vitoria final frente a los palestinos”. El encuentro, que tuvo el saludo formal grabado de Netanyahu, decidió que no hay lugar a la solución de dos estados y que los palestinos nativos del lugar deben decidir solo entre dos alternativas. Vivir en su residencia actual sin derechos civiles básicos bajo un sistema Apartheid o ser desterrados[3].

El pisoteo de la democracia israelí por el catecismo judío es parte de la degeneración del judaísmo oficial, y por su silencio y apoyo incondicional, el de las direcciones comunitarias judías de la diáspora. No es una imaginación. Ya está acá y ahora.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 16-9-2017

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD

[1] “Parlamentario Yogev: Entrar a la Corte Suprema de Justicia con topadora”, Israel Hayom, 29-7-15

[2] “Ministra Shaked: El sionismo no bajará la cabeza ente los derechos humanos”, Nana 10, 29-8-17

[3] “Convención del partido Unión Nacional”, Haaretz, 12-9-17

5 Comments on EL CATECISMO JUDÍO INTENTA PISOTEAR LA DEMOCRACIA ISRAELÍ

  1. Alberto Mazor // September 16, 2017 at 5:04 pm // Reply

    Fue peor. En la Asamblea General del HaIjud HaLeumí, la alternativa era “transferencia voluntaria paga” a otro país árabe

  2. A mi me preocupa la desidia de la mayoria del pueblo de Israel antes estas muestras de fascismo de Bait Haihudi que crece constantemente gracias a Netanyahu. A mi nieta de 6 años de primer grado los llevaron a ver-escuchar slijot para rosh hashana. Somos una familia absolutamente laica y llevar una niña de esa edad es sencillamente un lavado de cabeza.

  3. lidia ostrovsky // September 16, 2017 at 8:31 pm // Reply

    Yo soy laica y hasta atea, pero mientras no se que le enseñan a su nieta, en las slijot, (no sea rezar), no puedo opinar, porque puede ser historia , o reglas de comunicación etc.-O sea costumbres y tradiciones.-

  4. lidia ostrovsky // September 16, 2017 at 8:32 pm // Reply

    En la religion judía no hay “lavado de cabeza”

    • Ángel Catena García // September 18, 2017 at 10:38 am // Reply

      Siento disentir. En la religión judía sí hay lavados de cerebros. Es algo inherente a todas las religiones y la causa o la excusa para justificar lo injustificable: odio y guerra.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*