MERETZ TERMINÓ SU CARRERA

ARTÍCULO PARA PENSAR Y DISCUTIR

 

MERETZ TERMINÓ SU CARRERA

Ron Cahlili

Izquierda sionista no puede existir. Digo esto a propósito de la guerra mundial dentro de Meretz (Gal-on en contra de Gilon y viceversa) que se convirtió en la última década en el gran problema de la izquierda israelí. Esta izquierda no logra encontrar su lugar donde pueda ubicarse, y repetidamente se enfrenta con el infundado argumento que todo está ocupado, la izquierda ya existe, no se puede disparar sobre amigos.

Izquierda sionista no puede existir pues esos términos – “izquierda” y “sionista” – son contradictorios entre sí y que nunca podrán sincronizarse uno con el otro. Mientras que la definición básica de la izquierda universal habla de “igualdad para todos, sin diferencias de religión, raza y sexo”, la definición básica del sionismo es “un hogar nacional para el pueblo judío”. El significado concreto de esto es la existencia inherente de ventajas al judío, no solo por su reciente pasado en Europa, sino sencillamente por ser judío, así de simple.

MERETZ

Para crear aquí la izquierda que el Israel democrático tanto la necesita, pues no hay democracia sin dos bloques políticos de peso similar, Meretz, el partido que deterioró y degradó los valores de la izquierda, debe disolverse, reconocer su fracaso y entremezclarse dentro de los otros partidos. Estoy convencido que cada uno de sus 5 miembros del parlamento (todos excelentes) de este partido carente de potencial de influir en la política israelí, seguramente encontraran fácilmente función y salario alternativos.

¿Por qué esto es importante? ¿Por qué no solo es necesario, sino indispensable? No debido a que Meretz, según parte de los sondeos de opinión, esta en el borde del mínimo necesario para introducir sus representantes en el parlamento, sino porque Meretz no tiene el derecho moral de existencia todo el tiempo que declare su identificación con esos dos títulos al mismo tiempo. Su obsesión a la vinculación imposible entre “izquierda” y “sionista” atestigua no solo a un profundo conservadurismo y adulación poco beneficiosa al pensamiento central israelí (que con toda razón no compra esta idea). Esta obsesión también no indica el uso inútil y derrochador de valores universales que se desgastaron durante los años hasta que se convirtieron en grandes chistes de la derecha populista.

A todo lo dicho se debe agregar que Meretz, pese a sus denodados esfuerzos, no sobresale por sus vínculos con sectores que no son askenazíes – laicos – burgueses de Tel Aviv, que nunca se distinguió por sus luchas junto a la clase trabajadora o luchas sociales (orientales, etíopes, ultra ortodoxos e inclusive rusos). Por otro lado, se concentró claramente en su lucha contra la conquista de Cisjordania, por los derechos de la mujer y contra la discriminación de género. De esta manera, también ustedes arribaran a la misma conclusión: Meretz terminó su carrera. Meretz tiene que retirarse de la escena, solo, sin ayuda, de frente y con la cabeza erguida. Meretz debe permitir a la nueva izquierda, polifacética y combatiente, esa que otorgara una nueva definición al sionismo y sus objetivos, que pruebe su suerte. Como dijo el poeta, en un poste de alumbrado no hay lugar para dos.

Es cierto, no va a ser simple. El sionismo es un componente dramático, casi sagrado, para la mayoría de los judíos, también para aquellos que se definen de izquierda. Pero debo recordar su responsabilidad a lo que el sionismo les infringió a los palestinos, a los orientales y ultra ortodoxos, como ejemplo, o inclusive a la educación, cultura y justicia. Este resumen puede permitir un serio sacudón de los valores básicos de la sociedad israelí, redacción de objetivos reales y morales, y tal vez, permita moldear una nueva visión que brote de estas cenizas.

El sionismo, del lado que lo miren, es como los andamios que con su ayuda se creó el Estado de Israel. Desde el momento que se constituyó, no se necesitan esos andamios, son superfluos, se los puede almacenar y pasar a la próxima hoja del libro de historia de todos nosotros. Alternativamente, permítanme abrirles los ojos a ustedes, se convertirán en una justificación total de la conquista, opresión, la fuerza y la barbarie.

Ah, ¿esto ya ocurrió?  

Diario Haaretz 6-10-17

Link a la versión en hebreo https://www.haaretz.co.il/opinions/.premium-1.4494593

 

Traducción

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD