BIBI CONTAGIA AL JUDAÍSMO CON EL VIRUS DE TACAÑERÍA Y MANGUEO

La terminante exigencia de Netanyahu que Israel sea reconocido como Estado Judío (cuyo significado práctico no es “para los judíos” sino “de los judíos) no solo se convirtió en un serio obstáculo para avanzar en un posible acuerdo de paz con los palestinos[1]. También en un ardid con nefastas consecuencias para los judíos de todo el mundo.

Este axioma junto a la identificación robótica e incuestionable de las direcciones de las comunidades judías de la diáspora con el accionar de Israel son los responsables de la reciente tendencia generalizada en el mundo a vincular todo el pueblo judío con la conducta muchas veces criticable del liderazgo de Jerusalén. El comportamiento de la última década del gobierno de Netanyahu frente al masivo y paralelo resurgimiento de problemáticas vivencias de las distintas diásporas, son una clara evidencia de este proceso.

Por cada proclama o proyecto bombástico y muchas veces descabellado de abrazo al judaísmo, en la práctica, el gobierno de Netanyahu no desaprovecha la oportunidad de corromper sus valores históricos. Sin lugar a dudas, la introducción de la segregación y discriminación como conductas inherentes al “Estado Judío” son los síntomas más significativos de este proceso, especialmente hacia todo grupo humano no judío. Pero lamentablemente no se detuvieron ahí. La última resolución de Netanyahu de cancelar los acuerdos de participación de distintas ramas del judaísmo en un orden pluralista de rezo en el Muro de los Lamentos es una prueba que Netanyahu es capaz de incorporar la discriminación también a judíos si lo considera necesario para conservar su reinado.

Enmarcados en el proceso de resaltar aún más la imagen judía de Israel, el parlamento israelí dedicó ultimadamente gran parte de sus esfuerzos en promulgar una ley que obligue a jueces estatales a basarse en la jurisprudencia judía más que en la universal, tal como fue su conducta hasta el momento. Al mismo tiempo, Netanyahu intenta contagiar al judaísmo del mismo virus que hace tiempo atacó su cuerpo y alma: la tacañería y el mangueo.

La apertura de investigaciones policiales por sospecha de soborno en la conducta de Netanyahu como Primer Ministro de Israel destapó una caja de pandora en un aspecto formalmente oculto, aunque ampliamente difundido previamente por medio de trascendidos informales. Se trata del carácter hedonista del comportamiento de Netanyahu y su esposa Sara. Fue justamente Avichai Mandelblit, Asesor Jurídico del Gobierno y Fiscal General de Estado quien al comienzo de la causa calificó al Primer Ministro israelí como “hedonista”[2].

Los amigos de Bibi y Sara traen “regalos”

La lujuria materialista que caracteriza la conducta de la familia Netanyahu fue objeto de una nueva confirmación en boca de Jacob Weinroth, su abogado defensor. En una prolongada y excelente entrevista televisada, este famoso jurista israelí afirmó claramente que “Bibi valora mucho la riqueza. Tiene una gran debilidad por los magnates y le gusta estar en su alrededor”[3]. Pero lo más importante no se relaciona con la reafirmación del apego de Bibi al dinero, sino que, tratando de salvar a su cliente de una posible acusación de soborno, Weintoth proporcionó una coartada de mucho valor jurídico, pero de pésima imagen moral.

El letrado de Netanyahu dio a entender que el comportamiento de su cliente y esposa tiene su origen en sus indomables convicciones que por su posición pueden vivir a costa de los demás. Elaborando el mensaje de Weinroth, necesariamente se arriba a la conclusión que la conducta de Netanyahu y Sara del constante pordioseo ante sus amigos millonarios es el resultado de su tacañería y mangueo, por lo tanto, se los puede criticar, pero no adjudicarle ninguna intención delictiva.

Las implicancias de esta posición respecto de la posible acusación por soborno al Primer Ministro israelí no es el tema de esta nota. Por el contrario, en la arena política su participación aparenta ser muy significativa. También en este marco Netanyahu no logra deshacerse de su genio avaro, y lo que es peor, a través de decisiones de su gobierno contagia al judaísmo de esos dañinos virus.  

En el último tiempo Netanyahu condujo la toma de dos decisiones que proyectan claramente esa reprobable visión del Primer Ministro israelí.

Sin que se anunciara la orden oficial por parte de la cancillería israelí, lo cierto es que la colectividad judía argentina, como acto insólito en el protocolo de giras oficiales extranjeras, se vio en la necesidad de participar activamente en la financiación de la visita a ese país de Netanyahu, su esposa y una delegación de empresarios que lo acompañó.

Una colectividad judía local, que, como sus pares nacionales argentinos, goza seguramente de un ingreso anual promedio de menos de un tercio respecto de la población israelí, se vio obligada a llevar a cabo piruetas financieras para dejar satisfechos a funcionarios de Jerusalén. Así lo detalló un importante medio israelí. “La colectividad judía argentina se vio en la necesidad de ocuparse de un tema crítico. Cómo ahorrar dinero durante la visita de Netanyahu de manera que las donaciones que normalmente recolectan durante el año sean invertidas en los miembros de la colectividad y no se destinen demasiado a cubrir los gastos de la visita”[4].

Una actitud muy parecida de limosnear la tomó Netanyahu en el marco de la programación de los próximos festejos con motivo del 70 aniversario de la independencia de Israel el próximo mes de mayo de 2018.

¿Qué propuesta de financiación de 6 millones de dólares para estos festejos puede proponer el líder de un país que escaló los últimos años a la cúspide del crecimiento económico en el mundo, que su población goza de un alto promedio en su nivel de vida y que justamente es esos días descubrió que cuenta, solo en este año, con un sorpresivo superávit de 6 mil millones de dólares en ingresos por impuestos que aún no decidieron donde invertirlo?[5] Ese líder que se llama Netanyahu “propuso que los representantes de las embajadas y consulados israelíes en el extranjero recauden fondos para la preparación de los festejos del 70 aniversario de Israel”[6]. Solo la avaricia profundamente arraigada de un líder irresponsable puede llegar a proponer semejante idea descabellada de festejar la independencia del país mendigando ante fuentes extranjeras.

Netanyahu pordiosea

Netanyahu asume toda la responsabilidad histórica de haber contagiado al judaísmo con valores viciosos y detestables que justamente legitiman las conocidas proclamas antisemitas.

Ojalá me equivoque.    

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel, 20-11-2017 

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD   

[1] Los acuerdos de paz de Israel con Egipto y Jordania, históricos logros de Menahem Begin e Ytzhak Rabin, se firmaron entre el “Estado de Israel”, sin la menor mención de “judío”, y la Republica Árabe de Egipto y el Reino Hachemita de Jordania”.

[2] “Bibi es hedonista, pero no delincuente”, Globes, 13-2-17

[3] Entrevista de Ilana Dayan, Keshet, 9-11-17

[4] “¿Por qué la colectividad judía financia parte del viaje de Netanyahu a Argentina?”. Globes, 4-9-17

[5]Lindos problemas: qué hacer con un superávit de cobranza de impuestos de 6 mil millones de dólares”, Maariv, 8-11-17

[6] “Netanyahu quiere festejar los 70 años de Israel pidiendo donaciones”, Aurora, 13-11-17

4 Comments on BIBI CONTAGIA AL JUDAÍSMO CON EL VIRUS DE TACAÑERÍA Y MANGUEO

  1. Dardo Esterovich // November 20, 2017 at 5:32 pm // Reply

    La idea de hacer que la comunidad argentina financie parte de los gastos de la delegación durante su visita y la que las distintas comunidades aporten a los festejos del 70 aniversario de la creación del Estado, no se debe atribuir solamente a la la tacañería y mangueo, sino que está en línea con la concepción de Bibi de que Israel es el estado-nación de todos los judíos. Es una manera para que los judíos que viven fuera de Israel sientan que es su nación -para “poner” pero no para emitir alguna crítica- con todo los peligros que eso implica.

  2. Increible a lo que ha llegado. Deplorable!

  3. Inés Olarra // November 21, 2017 at 1:11 am // Reply

    La visita DEl ministro israelí ¿la pagó quién ?..un abrazo Daniel,nés

  4. Para Inés Olarra,

    Los sabios de la comunidad israelita en la Argentina tanto del sector Ashkenazi como el Mizrahi con quienes tuve el gusto de trabajar saben decodificar perfectamente el excelente aporte de la cordobesa Silvia Naishtat (autora del indispensable libro “El Cazador”) durante los pasados 12 y 13 de Septiembre.

    Guiños de Benjamín Netanyahu para una mayor apertura de la economía en el encuentro con la colectividad

    https://www.clarin.com/politica/guinos-benjamin-netanyahu-mayor-apertura-economia-encuentro-colectividad_0_HytiCTE5W.html

    Fuerte presencia empresaria para atender los consejos del primer ministro israelí

    https://www.clarin.com/politica/fuerte-presencia-empresaria-atender-consejos-primer-ministro-israeli_0_Hy9O0xIc-.html

Leave a comment

Your email address will not be published.


*