LAS MANOS DE FLYNN, EL SERVILISMO DE TRUMP Y LA CONFABULACIÓN DE NETANYAHU

Para Netanyahu, los principios democráticos son de plastilina: se deben amoldar a los intereses nacionales y personales de él. El bochornoso espectáculo al que la sociedad israelí y el pueblo judío se ven expuestos con la divulgación y justificación de las fechorías de la familia del Primer Ministro de Israel son un buen ejemplo, aunque no el tema de esta nota. La confesión de Michael Flynn, el ex asesor de Seguridad Nacional de Trump, nos ofrece la constancia de otro ángulo del mismo trastorno.

Como recientemente se informó, Flynn testimonió que mintió a la CIA en relación a sus contactos con anterioridad a la toma de mando de Trump, es decir, con Obama como Presidente en funciones de EE.UU. En esos momentos, Flynn mantuvo encuentros con representantes rusos con el objetivo de convencerlos que veten en el Consejo de Seguridad de ONU la propuesta de censura de la colonización israelí en Cisjordania.

Como ya se sabe, esta actitud del condecorado general estadounidense no fue resultado de iniciativa propia, ni tampoco de quien probablemente le sugiriera (el mismo Trump o su yerno Jared Kushner). Todo el embrollo en el cual está envuelto Flynn es el resultado de los incesantes esfuerzos de Netanyahu de socavar las políticas del gobierno de Obama.

Los tres sospechosos: Flynn, Kushner y Trump

En el mes de marzo de 2015 el mundo fue testigo del típico accionar insolente de Netanyahu para interferir en el orden democrático estadounidense aprovechando la dependencia de muchos de los congresales y senadores estadounidenses de las donaciones de bolsillos judíos en periodos de elecciones. Como se recordará, en esa oportunidad el Primer Ministro israelí se hizo invitar al Congreso de ese país, sin ningún tipo de coordinación con el presidente del país, para dar un sermón en contra de las políticas del Presidente Obama. Un ejemplo de una grosera intervención en la política interna de otra nación.

Amir Oren, el excelente analista de la página informativa Walla, describe detalladamente los movimientos de Netanyahu de fines del año anterior para que la nueva administración elegida en el país del norte saboteé las políticas del gobierno en funciones, y así, detrás de las bambalinas, favorezca los intereses de Israel.

“A principios de diciembre 2016, cuando ya se sabía que Michael Flynn era el candidato oficial a la encumbrada función de Asesor de Seguridad Nacional, Netanyahu organiza una delegación al país del norte compuesta por los más destacados jefes de los organismos de seguridad nacional. A ellos se agrega Ron Dramer, Embajador israelí en EE.UU y ex activista del  Partido Republicano en Florida. Es muy fácil evaluar qué fue lo que solicitaron de Flynn y de Kushner, nominado al mismo tiempo como el líder de la política de Medio Oriente del nuevo gobierno estadounidense: rescisión del acuerdo de energía atómica con Irán y presión hacia el cambio de la próxima decisión de Obama de abstenerse de vetar la condena de la colonización israelí en Cisjordania. John Brennan, Jefe de la CIA en esos momentos, expresó a sus allegados su disgusto por la intervención de altos mandos de seguridad de Israel en contravención a normas de conducta de directivos de la inteligencia internacional”[1].

El que susurra a administraciones foráneas

El flanqueo con la ayuda personal de Trump, o de un allegado cercano como Kushner, resultó legalmente fatal para Flynn, aunque todavía es posible que también lo sea para la familia Trump. Para Netanyahu, desde el punto de vista político, representó un proyecto fallido más. Para el pueblo judío, otra indeleble mancha para sus pretensiones de ser un ejemplo entre naciones democráticas.

Todo esto fue posible por las manos de Flynn y el servilismo de Trump que la confabulación de Netanyahu logró conjugar.

Con este accionar, Netanyahu nuevamente reafirma su convicción que normas democráticas universalmente reconocidas no pueden ser un obstáculo para los intereses del Estado Judío y el judaísmo de este tiempo.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel, 4-12-2017 

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD

[1]  La confesión de testimonio falso del asesor de Trump”, Amir Oren, Walla, 2-12-2017

3 Comments on LAS MANOS DE FLYNN, EL SERVILISMO DE TRUMP Y LA CONFABULACIÓN DE NETANYAHU

  1. El servilismo. Americano

  2. Bibi ¿El peor de todos? ¿El hijo del demonio? ¡No exageres Daniel!

  3. Estas convirtiendo a Israel en el gran villano entre las naciones. ¿Es justo?

Leave a comment

Your email address will not be published.


*