NO ES FÁCIL EL CAMINO DE LOS PALESTINOS

No hay independencias de lujo. Todas exigen penosos sacrificios y a todo pueblo le llega el turno de sufrir en una o mas oportunidades de su historia. Tras un siglo de enfrentamientos y desafíos, hoy el pueblo palestino llegó a una crítica encrucijada en su camino. Pero que el pueblo judío no se confunda. No hay lugar a regodeo por el sufrimiento del pueblo palestino. Tampoco hay conquistas y opresiones de lujo. Si la sociedad israelí y el pueblo judío no lo comprenden, tarde o temprano arribarán ellos también a una encrucijada critica en su destino.

Como se sabe, la reciente crisis se desató como consecuencia de la declaración de Trump en reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel. Ante los festejos y algarabía del lado israelí, el liderazgo palestino optó por cortar drásticamente las relaciones con el mediador norteamericano.

Abbas amenazado

La enérgica decisión palestina fue objeto de serias críticas. Para Netanyahu y su gran amigo Trump, se trata de una renovada manifestación de los palestinos en contra de las negociaciones de paz. Para personalidades más pragmáticas, como el Rey Abdallah de Jordania o el general retirado Amos Yadlin, ex jefe del Comando de Informaciones del ejército israelí, se trata de un error táctico palestino. Según esta versión, Abbas tendría que retornar a las negociaciones pues en el discurso original de Trump no se enfatizó que se trata de todo Jerusalén, sino que se podría entender que se refería únicamente a Jerusalén Occidental, dejando la parte Oriental para futuras negociaciones.

El intento palestino de movilizar las potencias europeas en su favor solo consiguió endebles críticas a la decisión estadounidense, mientras que la exigencia del líder palestino que asuman el carácter de mediador del conflicto sufrió un resonante fracaso. Europa todavía teme de EE.UU. y le deja, mientras tanto, espacio libre en Medio Oriente.

El encuentro de hoy en Davos entre abrazos y sonrisas de Netanyahu y Trump disipó definitivamente todas las dudas y expuso claramente la disyuntiva de los palestinos. En este marco el presidente estadounidense declaró: “Durante años les damos a los palestinos miles de millones de dólares. ¿Alguna vez hablamos de eso? Entonces hablemos ahora. El dinero esta sobre la mesa y no les será transferido hasta que no se sienten en la mesa de negociaciones. Israel quiere paz. El tema más problemático e importante de la discusión es Jerusalén. Nosotros simplemente lo borramos de la mesa de negociaciones. No hay mas que hablar de Jerusalén. No está más en la agenda de negociaciones. Los palestinos tienen que rendir honores al proceso de pacificación y el hecho que EE.UU. les paga cientos de millones de dólares[1]. Mas claro, echarle agua.

Trumo y Netanyahu en Davos: Abrazos y sonrisas

En el corto y mediano plazo se debe tener claro que la opción militar para los palestinos, con o sin ayuda externa, está totalmente cerrada ante el descomunal poderío militar israelí. Todos los intentos de actos terroristas de “lobos solitarios” o ataques planificados por grupos organizados lo único que logran, fuera del gran pesar por las víctimas, es un significativo incremente en el apoyo a Israel a nivel internacional.

De esta manera solo resta definir la crítica encrucijada con la que debe enfrentarse el liderazgo palestino. Una respuesta positiva a las demandas de Trump significa que los palestinos deberán arrastrarse hasta arrodillarse delante de Trump, pedir perdón, y así poder recibir la limosna estadounidense en billetes verdes a cambio de aceptar incondicionalmente la propuesta de Netanyahu de lo que el Primer Ministro israelí denomina “estado menos”, todo bajo el auspicio de las potencias árabes sunitas.

Esta institución de genero ambiguo denominada “estado independiente menos” tendría las siguientes características. Desde el punto de vista geográfico sería muy reducida y compuesta por cantones separados geográficamente con pasos controlados por Israel. Desde el punto de vista político interno y externo tendría serias limitaciones israelíes de independencia palestina (registro de la población, moneda, impuestos, comercio exterior, etc.). Desde el punto de vista militar todo quedaría en manos de Israel y solo se permitiría la presencia de fuerzas policiales palestinas. En otras palabras, dar un marco legal definitivo y aceptado internacionalmente a la situación actual de cierta independencia palestina con su autoridad básicamente como subcontratista de labores en favor de intereses israelíes, todo pago por los estadounidenses y bajo soberanía superior israelí de facto. Israel le hace honores a Trump ¿No?

La alternativa palestina opuesta supone una respuesta tajante y negativa a Trump con la consecuente disolución total de la autoridad palestina y toda institución local que represente cualquier poder. Anarquía total. El liderazgo palestino se centraría en la única exigencia a nivel internacional: ciudadanía israelí. Ninguna otra opción palestina intermedia tendría mayor valor mas que eternizar el statu quo vigente sin la significativa ayuda estadounidense

Bajo el repliegue total de la Autoridad Palestina, y ante la mera posibilidad que Hamas tome el poder de la región, Israel se verá en la necesidad de imponer su control total de la región haciéndose cargo de mantener y administrar una población de 2,5 a 3 millones de personas. Las autoridades israelíes tendrán que decidir si el territorio continúa bajo la situación actual de “área en litigio militar” o directamente anexarlo a Israel. Desafío nada fácil, aunque no imposible, sobre todo cuando se dispone del servilismo incondicional estadounidense en la espalda. Rendir honores a Tío Sam vale ¿No?

Esta nueva realidad representará una nueva y penosa etapa en la historia del pueblo palestino. Por un lado, tendrán la expectativa de convertirse en el futuro en ciudadanos israelíes con capacidad de interferir en las elecciones y decisiones de ese país. En caso que la nefasta conjunción de intereses entre EE.UU. le impida tal objetivo, y continúen como hoy sometidos y oprimidos sin derechos civiles básicos, probablemente tendrán que conformarse con un triste regodeo de ver a la sociedad israelí y el judaísmo continúan degenerándose moralmente hasta convertirse en un mal que gran parte de las sociedades del mundo los rechazan.

Una solución razonable para ambas partes del conflicto es, primordialmente, interés y necesidad de Israel y del pueblo judío.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 25-1-2018

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD   

[1] “Trump: borramos el tema Jerusalén de las negociaciones”, Diario Israel Hayom, 25-1-18

2 Comments on NO ES FÁCIL EL CAMINO DE LOS PALESTINOS

  1. Que dolor

  2. Enrique Baruch // January 26, 2018 at 1:08 am // Reply

    Daniel entiendo que vivís en Hertzlía, no comprendo tu artículo,eres una persona inteligente, tu sabes que Iehuda ve Shombron estuvo bajo dominio de Jordania de hasta 1967,correcto? Porque no le exigieron a Jordania un Estado Palestino a partir del 48 al 67; pasaron 19 años y luego que el Rey Husein se desentendio de la población árabe, después de Setiembre Negro y los expulsó se acordaron de reclamar el Estado Palestino a Israel. Toda la población de Jordania es de origen palestino incluso la esposa del actual Rey Hassan es palestina.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*