EL FANTASMA DEMOGRÁFICO YA ES REALIDAD EN ISRAEL

La realidad es como la luz solar. Por más que se la pretenda ocultar, es suficiente que un buen día aparezca una rendija milimétrica para que repentinamente irrumpa un fulgurante resplandor que hace fracasar todo intento de taparla. El responsable del rayo de luz que alumbró la presencia del fantasma demográfico, ahora y aquí, fue nada menos que el ejercito israelí. 

Por pura casualidad y sin que el tema figure en la agenda, en una reunión ordinaria de estos días de la Comisión de Seguridad y Relaciones Exteriores del parlamento israelí se requirió información demográfica de Cisjordania. En esas circunstancias y sin premeditación alguna, Jaim Mandes, coronel del ejército israelí y sub jefe de la Unidad de Administración Civil de Cisjordania, informó a los parlamentarios presentes que su unidad militar maneja el número de 5 millones de palestinos viviendo en Cisjordania y Gaza, sin contar aquellos que residen en Jerusalén Oriental que son reconocidos como habitantes (no ciudadanos) de Israel[1].

Según la Oficina Central de Estadísticas de Israel, la población palestina ciudadana de Israel suma 1,5 millones, y la población palestina solo con categoría de residente de Jerusalén Oriental es de 300 mil. Bajo estos datos la población  palestina total entre el rio Jordán y el Mediterráneo suma en estos días a 6,8 millones. Si se tiene en cuenta que la población judía de Israel es de 6,9 millones, según la misma oficina israelí, la consecuencia directa e inevitable es confirmar que finalmente se arribó a la paridad demográfica entre judíos y palestinos desde el rio Jordán al Mediterráneo.

Este informe produjo un gran revuelo en la citada reunión en donde el aspecto mas relevante fue un masivo ataque de parlamentarios oficialistas en contra del representante del ejército argumentando el uso de información falsa. Llama la atención que esos mismos parlamentarios no dudan en adjudicar total veracidad a todo informe militar que acusa como terroristas que ponen en peligro la misma existencia de Israel a jóvenes palestinos por el solo hecho de arrojar piedras o cachetear a oficiales israelíes. Todo depende de la comodidad o incomodidad política que les representa la posición de las fuerzas de seguridad.

Por el contrario, el parlamentario árabe israelí mas prominente, Ahmed Tibi, aprovechó la oportunidad para descargarse con una mordaz y fastidiosa declaración hacia el componente judío de la sociedad israelí: “el anhelo de un primer ministro árabe en Israel cada día está más cerca”

Esta cruzada histórica de colonización judía de los últimos gobiernos de Israel que pone en peligro inmediato su futuro como estado judío y democrático es una problemática extensamente expuesta y detallada. Ya en el año 2010, este blog publicó la traducción de un artículo del reconocido demógrafo de fama internacional Arnon Sofer. En base a datos fidedignos, este experto afirmó en esa oportunidad: “En un futuro la proporción de judíos en la región descenderá a un 42%. En la práctica, esto significa el final de la identidad judía en Medio Oriente. La conclusión es simple y temerosa: quien lleve a la institución de un solo estado entre el rio Jordán y el Mediterráneo condenará a los judíos de Israel a la ruina y catástrofe”[2]. En una entrevista en el día posterior a la revelación de estos últimos datos presagió que “la anexión de Cisjordania a Israel traerá como consecuencia el fin de Israel”[3]

Futura bandera del Estado de Israel 

Sergio Della Pergola, otro prominente demógrafo de prestigio internacional, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, se expresa al respecto también en términos muy tajantes. “Inclusive con una relación 60% judíos – 40% árabes palestinos, el estado de Israel no es sustentable”, afirmó en una entrevista donde respaldó la veracidad de los números presentados por el ejército[4].

Ante proyecciones y evidencias respaldadas por una realidad que se va articulando delante de nuestros ojos que demuestra claramente el trágico destino que le depara a Israel como estado judío y democrático, la coalición oficial y los grupos políticos que la sustentan continúan aferrándose a una posición negacioncita. Públicamente desmienten categóricamente todo pronóstico adverso y, si el problema surge, ya podrán poner en práctica algún plan apropiado.

Sin embargo, en forma paralela, en silencio y sin vinculación alguna con este último escándalo, se dio a entender que efectivamente los altos niveles políticos sí están compenetrados del embarazoso problema demográfico que se les viene encima.

Como se sabe, los componentes de la sociedad israelí que apoyan al gobierno actual se comportan, figurativamente, como la tribuna de admiradores de un equipo de futbol: no se cansan de insultar al rival y loar a su equipo, no importa si sus jugadores cometen serios atropellos en el estadio.  Hoy, el Gobierno de Israel también adopta una conducta típica de la dirección de un equipo de futbol. Antes de reconocer el peligro del descalabro del club, estos directivos salen en una gran campaña de buscar fichaje de refuerzos en el mercado internacional.

Naftali Bennet, Ministro de Educación y también de las Diásporas, creó una comisión que propone la ampliación del pueblo judío a través de la conversión masiva al judaísmo de grupos poblacionales del mundo que de una manera u otra exponen cierta cercanía o vinculación con el judaísmo o Israel. En el informe presentado por esta comisión se asegura que existe una población de 60 millones de personas que responden a este criterio. Entre los grupos señalados como potencial figuran descendientes de judíos que no tienen derecho a atenerse a la ley del retorno, judíos convertidos a otras religiones por propia iniciativa, grupos que se declaran pertenecer al pueblo judío pero que se les exige conversión religiosa, descendientes de los anusim, judíos que fueron obligados a convertirse al catolicismo y también de los anusim rojos, aquellos judíos que escondieron su religión ante el comunismo de Europa Oriental. El proyecto también incluye grupos en Asia y África que argumentan una vinculación más lejana con el judaísmo y también otros que tienen aspiraciones de vincularse sobre la base de una cercanía ideológica a Israel[5].

Después que Netanyahu le propinó una patada en el trasero a 4 millones de judíos estadounidenses por el solo hecho de no pertenecer a la corriente ortodoxa tan identificada con sus politicas, hoy, para asegurar la persistencia de su proyecto de colonizar Cisjordania, se ve en la necesidad de buscar no judíos en cualquier rincón del mundo con tal que estén dispuestos a convertirse y pasar a ser judíos que contrabalanceen la perspectiva de una mayoría palestina.

Los últimos jefes del Mosad alertan: Israel en situación crítica.   

No en vano, 6 de los últimos jefes del Mosad israelí trasmitieron en estos días su apocalíptica sensación que “Israel se encuentra en una situación crítica pues el liderazgo sufre de algo muy malo”[6]

Esa continuidad de la política de colonización civil de Cisjordania, que no tiene nada que ver con la seguridad de Israel[7], acerca cada día más la fecha de caducidad como estado judío y democrático.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 29-3-2018

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD

[1] “Paridad demográfica entre judíos y palestinos desde el rio Jordán al Mediterráneo”, Ynet, 26-3-18

[2] “Arnon Sofer: el fantasma demográfico vive”, Blog Daniel Kupervaser, 4-10-2010

[3] “Los datos demográficos: un solo estado – tragedia para el sionismo”, Ynet, 28-3-18

[4]  “Entre el Mediterráneo y el Jordán Israel no existirá”, Ynet, 26-3-18

[5] “Ministerio de las Diásporas: 60 millones tienen vinculación con Israel, parte se puede convertir al judaísmo”, Haaretz, 28-3-18

[6] Entrevista a los últimos 6 jefes del Mosad”, Yediot Aharonot, 27-3-18

[7] Ariel Sharon declaró en su momento que Netzarim, una colonia judía en Gaza, es como Tel Aviv. Si cae, cae también Tel Aviv. Sin embargo, con la desconexión de 2005, se desmanteló Netzarim y el ejército se replegó de todo Gaza. Esto significó que en esas circunstancias el ejército estaba en Gaza solo para defender las colonias y no a Israel. Lo mismo ocurre hoy en Cisjordania. 

4 Comments on EL FANTASMA DEMOGRÁFICO YA ES REALIDAD EN ISRAEL

  1. julio ioseph may // March 29, 2018 at 4:02 pm // Reply

    Un proceso previsible y para ser minoría, prefiero serlo en un país católico

  2. Ángel Catena García // March 29, 2018 at 4:11 pm // Reply

    Muy interesante el artículo, Daniel. La demografía suele comportarse como una bomba de relojería.

  3. Daniel Gelbert // March 29, 2018 at 9:29 pm // Reply

    Un articulo de Haaretz subtitula:Desilusionado con la Diaspora,Israel esta buscando reemplazarla” En buen romance esto es una huida hacia adelante,la intencion de romper todos los muros externos que se oponen a la judaizacion de la Cisjordania.Todo esto lo sufrira la Diaspora,aqui seguiran votando continuismo.

  4. Inés OlarrA // April 6, 2018 at 1:49 am // Reply

    Interesante momento Daniel, un abrazo Inés

Leave a comment

Your email address will not be published.


*