DILEMA DE LOS DRUSOS EN ISRAEL: HONRA PROPIA, RACISMO O MERCENARISMO

Según un proverbio muy común en Israel, “cuando un imbécil arroja una piedra al pozo, mil genios no lograrán extraerla”. Llevándolo al campo político, se puede decir que cuando la imbecilidad del liderazgo de un país se sobrepone al sentido común, nadie se debe sorprender del surgimiento de peligrosas e innecesarias crisis socio-políticas con imprevisibles consecuencias futuras.

El desprecio e indiferencia hacia lo “no judío”, tan enraizado y generalizado en la sociedad israelí, principalmente en los alrededores de la capa dirigente del gobierno de Netanyahu, encegueció tanto a su gente de manera que, para perjudicar y agraviar a ciudadanos árabes israelíes, promulgaron la ley de Estado-Nación Judío. Este engendro tan racista y antidemocrático, necesariamente afectó a todo grupo étnico no judío de ciudadanía israelí. Sin lugar a dudas el golpe más incomprensible e injustificable lo recibieron los drusos israelíes.

La etnia drusa israelí se rebeló de inmediato. En una solicitada en los medios locales manifestaron claramente su sensación: “nos tiraron a una manada de perros”[1]. Quien mejor lo expresó fue Amal Assad, general retirado del ejército israelí. Y así se manifestó: “26 años serví al ejército del Estado Judío. Tengo el derecho de exigir que también es mío, al igual que es de ustedes los judíos. Después que erigimos esta casa junto a los judíos, la ley Estado-Nación Judío nos saca a los drusos de su casa y nos sepulta del otro lado del cerco” (sepultar fuera del cerco del cementerio es una de las ofensas más graves en el judaísmo por manifestar serias dudas del judaísmo del difunto o por ser discriminado por las instituciones judías. DK).

General Amal Assad: a drusos los sepultan al otro lado del cerco

No es para menos. La colectividad drusa es parte inseparable de la sociedad israelí desde su independencia y toma parte positiva y muy activa en todos los ámbitos. Su lealtad al país es indiscutible, sus logros educacionales son un ejemplo y su predisposición a servir al ejército es mucho mayor que la de sus pares judíos[2]. Allí donde amplios sectores de judíos se escabullen para cuidar su sangre, la de los drusos se derrama en campos de batalla en defensa de Israel.

Da la impresión que, pese a su larga experiencia en la sociedad israelí y su prolongado servicio en el ejército, el general Assad aun no logró compenetrarse del verdadero significado de su condición de no judío en Israel. La expresión “Israel judío y democrático” es una falacia que escuda la supremacía judía ante cualquier valor democrático de vigencia universal que pretenda cercenar esa indiscutida y sagrada posición privilegiada.

Que no le quepa duda al general Assad. El proyecto de ley que obliga a palestinos a vender propiedades a judíos a precios fijados por el gobierno, tarde o temprano también le va a llegar el turno a viviendas y terrenos drusos. Presten atención a las declaraciones al respecto del parlamentario Bitan, mano derecha de Netanyahu: “No hay motivo alguno que una minoría de 120 mil habitantes reciba derechos especiales en la ley Estado-Nación Judío. Son solo 120 mil personas. Ellos tienen que respetar a la mayoría”[3]. Conclusión de las palabras de Bitan: la mencionada ley otorga “derechos especiales” solo a judíos: racismo puro.

Atento al embrollo que causó el extremismo que promovió la ley que puede hacer temblar pilares básicos de la existencia de Israel, Netanyahu se movilizó rápidamente para estabilizar la situación. Repentinamente se dio cuenta que su expresión “los drusos son carne de nuestra carne”[4] de años atrás se revela como uno más de sus vulgares y reiterados embustes.

Netanyahu llamó a una reunión urgente de parlamentarios drusos de la coalición gubernamental junto a varios ministros. En esa oportunidad, el Primer Ministro de Israel dio a entender que no tiene ninguna intención de modificar la ley Estado-Nación Judío. Como contrapartida, se propone ser muy dadivoso en dedicar millonarios presupuestos destinados a la etnia drusa, como así también, exonerar a este sector de la población (y no a árabes israelíes) de ley especial que permite la demolición de una masiva construcción ilegal en sus aldeas[5]. Igualdad a la judía: vista gorda a delincuencia de construcción ilegal judía en Cisjordania y drusa en Israel.

Drusos sorprenden a Netanyahu

Para la atención del liderazgo druso en Israel, las cartas están sobre la mesa. Solo hay cinco alternativas y la colectividad drusa deberá decidir su posición al respecto.

  1. Ante la ponencia ya presentada por representantes de la colectividad drusa en Israel, la Corte Suprema de Justicia deroga esta ley por afectar significativamente derechos humanos básicos. La chance de este desenlace es reducida dado el temor del alto tribunal ante las crecientes amenazas de intervención del ejecutivo por lo que denomina atribuciones excesivas de la Corte.
  2. El gobierno, ante presiones internas y externas, decide abolir la ley por iniciativa propia. Posibilidad muy remota.
  3. El gobierno enmienda la ley de manera que en su marco se conceden explícitamente “derechos especiales” solamente a los drusos, paralelos a aquellos ya otorgados a los judíos.
  4. El gobierno no modifica la ley, pero la colectividad drusa esta dispuesta a aceptar recompensas, tales como las propuestas por Netanyahu en la reunión antes mencionada.
  5. El gobierno no modifica la ley y la colectividad drusa rompe los vínculos históricos con el liderazgo judío.

Las dos primeras alternativas son las mas cómodas para la colectividad drusa. En ambos casos la situación retorna al principio sin modificaciones. Se debe resaltar que ambas alternativas son de bajas posibilidades de concretarse. La situación se complica seriamente ante las tres últimas alternativas.

La tercera opción, definir a los drusos como etnia privilegiada, les restaura su posición igualitaria con los judíos, pero necesariamente los convierte ante todo el mundo en cómplices y coparticipes junto al judaísmo de un proyecto discriminador y racista.

Aceptar las propuestas de Netanyahu de recompensas materiales (opción 4), justificadas principalmente por su activa participación en la defensa de Israel, conlleva un alto precio moral. Sera muy difícil convencer al mundo que se trata de un grupo étnico que se honra a si mismo y, muy factiblemente, se lo identifique como guiado por el mercenarismo. A decir verdad, si se confirma, no serán los primeros en manifestar y actuar con simpatía hacia Israel cuando se percibe fácilmente una corriente de dinero de fuentes judías en sentido contrario para solventar campañas electorales de sus líderes o cubrir gastos de proyectos de otro país.

La adopción de la última alternativa otorgaría un serio espaldarazo a la integridad moral de los drusos en Israel y, por supuesto, sería considerada un terremoto político. En su significado práctico los drusos perderían su carácter de “hermanos de los judíos” para convertirse en otra minoría discriminada más en Israel, con todas las implicancias que ello trae acarreado.

Si la Corte Suprema de Israel no los ayuda, probablemente la colectividad drusa de Israel se vea muy pronto frente a la disyuntiva de elegir entre honra propia, racismo o mercenarismo.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 28-7-2018

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD    

[1] “100 oficiales drusos del ejército israelí en contra de la ley Estado-Nación Judío”, Ynet, 25-7-18

[2] “El alto porcentaje de alistamiento de drusos al ejército israelí bate récords”, Karmel.co.il, 4-4-17

[3] Presten atención judíos argentinos: la población drusa en Israel representa el 1,3% del total mientras que la judía en Argentina solo arriba al 0,7%. ¿Podrán los argentinos decir que Argentina no les pertenece a los judíos, o Argentina es más democrática que Israel en ese sentido?

[4] “Netanyahu: los drusos son carne de nuestra carne”, Ynet, 30-11-13

[5] “En vez de modificar la ley, Netanyahu prometió a los drusos evitar demolición de construcciones ilegales y dedicar presupuestos”, Haaretz, 26-7-18

4 Comments on DILEMA DE LOS DRUSOS EN ISRAEL: HONRA PROPIA, RACISMO O MERCENARISMO

  1. julio ioseph may // July 28, 2018 at 3:10 pm // Reply

    Muy complicado el panorama. Los drusos sólo se casan entre ellos entonces no son un peligro para la pureza judía y siendo solo 120mil personas por un lado pueden recibir los derechos especiales y por otra parte puede renunciar a su participación en el ejército, de por sí muy grande e inflado. Me gustaría la nota se comparta en mi muro del Facebook

  2. Angel Catena // July 28, 2018 at 9:58 pm // Reply

    Felicidades, Daniel. Agradezco que mantengas clara tu conciencia. Un cordial saludo!

  3. Inés OlarrA // July 29, 2018 at 4:04 am // Reply

    Nuevas felicitaciones Daniel,Inés

  4. Guga Kogan // July 30, 2018 at 2:44 pm // Reply

    Desde la ocupacion de los territorios ocupados, los drusos fueron la fuerza mercenaria de mantener a raya a sus hermanos etnicos, los palestinos, creyendo que asi adquirian derechos especiales en el establishmente israeli . Nunca los adquirieron esos derechos ,porque la sociedad israeli judia, sigue viendolos como mercenarios necesarios para mantener la ocupacion de los territorios palestinos.Ahora estan págando el pato de lo que cocinaron falsamente durante decadas de ocupacion. El supuesto “pactode sangre” con l0s isarelies judios, lo pagaron solo ellos y en forma unilateral. Ahora se despertaron de la ilusion, porque como se le escapo a uno de los capitostes del Likud en la Kneset, Davis Bitan (ex jefe de la Banca y hoy sospechoso de irregularidades en la Municip, de Rishon Letzion= ” Vds. son solo 120.000 votos ” . Son y fueron una etnia de derecha, mercenarios en los distintos países donde viven, Israel, Siria y el Libano. Asi que ahora pagan el precio de esta lealtad y sus representantes en la Kneset, votaron por la ley nacionalista y se quedaron musica y en primer lugar su maximo representante: el Ministro de comunicaciones, rastrero de Netaniahu, Ayub Kara.

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Dilema de los drusos en Israel: honra propia, racismo o mercenarismo | Llamamiento Argentino Judío

Leave a comment

Your email address will not be published.


*